Acerca del autor

Jackeline Salazar, editora asistente de El Empaque+Conversión

Jackeline Salazar, editora asistente de El Empaque+Conversión

McDonald's: con la mira en la sostenibilidad

El pasado mes de junio, McDonald's Colombia presentó su nuevo empaque para desayunos: una bandeja elaborada en cartón 100 % reciclable y biodegradable, que reemplazará el tradicional contenedor en poliestireno expandido (EPS), mejor conocido como Icopor, en Colombia, o Unicel, en México.

La nueva bandeja está fabricada en cartón y cuenta con la certificación FSC (Forest Stewardship Council), que garantiza que toda la cadena de producción de los empaques proviene de un manejo forestal responsable desde el punto de vista económico, social y ambiental.

"Hemos evolucionado nuestros empaques a lo largo de los años, siempre intentando que estén dentro del marco de la sustentabilidad. La certificación FSC de nuestra nueva bandeja de desayunos garantiza que nuestros empaques vienen de fuentes que no agreden el medio ambiente, que provienen de árboles que no fueron deforestados. El 90 % del cartón y el papel que estamos usando en América Latina ya está certificado por la FSC", asegura David Grinberg, vicepresidente de Comunicaciones Corporativas de Arcos Dorados, la empresa que opera la marca de McDonald's en 20 países de América Latina y el Caribe.

Este cambio en el empaque para desayunos se ha llevado a cabo en varios países; sin embargo, fue en Costa Rica en donde, a principios del presente año, se desarrolló el diseño que actualmente se está adoptando en Colombia. De acuerdo con Adriana Garzón, directora de Comunicaciones para Colombia, Curazao y Trinidad y Tobago de Arcos Dorados, la idea del país centroamericano fue importada y adaptada a las necesidades propias de Colombia. "El compromiso de nuestros proveedores ha sido fundamental en el proceso de desarrollar localmente este empaque para no tener que traerlo de afuera."

Aunque este parece un pequeño paso, la verdad es que es un logro inmenso para la cadena de restaurantes, pues si bien desde hace 24 o 25 años se venía trabajando en la sustitución de empaques en EPS, aún quedaban algunos como los de los desayunos. "Ahora, con este lanzamiento, podemos decir que logramos sacarlo todo", señala Grinberg.

Los ejes de la sustentabilidad

La reinvención del empaque de desayunos no es un eslabón suelto, hace parte de un engranaje global y local de esfuerzos, a través de los que McDonald's busca generar un impacto positivo en la sociedad, desde numerosos frentes. De acuerdo con Grinberg, la implementación de este tipo de cambios nació de la pregunta: ¿cuál debería ser el compromiso de la compañía ante la sociedad?

"McDonald's es una empresa muy grande, que sirve a decenas de millones de personas en el mundo, tiene más de 37.000 locales en todo el planeta y genera una industria enorme a lo largo de toda su cadena de suministro; es decir, tiene un alto impacto en la sociedad. Entonces, ¿por qué no usar este impacto de una manera positiva? Podemos usar nuestra escala para el bien. De ahí nació esta visión, esta política en la que todo lo que nosotros hacemos, que involucra a nuestros franquiciados y nuestros empleados, debe generar un impacto positivo en la sociedad", señaló Grinberg.

Así nació Scale for good, como se conoce la política global de la compañía, una iniciativa que empezó en 2016 y que tiene cinco ejes de acción, de los cuales tres están directamente relacionados con su huella ambiental:

  1. La carne sustentable: la carne es el 'corazón' del negocio de McDonald's y por ello el impacto pecuario de la compañía es bastante alto. En ese sentido, compete a este frente cuidar del bienestar de todos los actores y proveedores involucrados en el proceso, así como del proceso mismo, desde la crianza y tratamiento del animal, pasando por el cuidado de los bosques y ecosistemas donde habita el ganado, hasta garantizar la seguridad de la carne que llega a la mesa.

  2. Cambio climático: una de las metas de la compañía es bajar la huella de carbono y minimizar el uso de energía en toda la cadena de valor de sus productos, desde los procesos de los proveedores, pasando por la operación de los restaurantes y terminando en el impacto que genera el cliente. Específicamente, las metas de la empresa son reducir en 36 % las emisiones de gases de efecto invernadero para 2030 y en 31 % la intensidad de esas emisiones.

  3. Empaques sustentables: para 2025, la compañía se fijó la meta de que todos sus empaques provengan de fuentes sustentables, recicladas o certificadas y, además, que sean reciclables.

Arcos Dorados traza la "receta del futuro"

Al operar restaurantes en 20 países de Latinoamérica, Arcos Dorados entiende que su impacto en la sociedad es inmenso; por ello, se dio a la tarea de 'traducir' a la realidad de la región la política de Scale for good. Así, teniendo en cuenta las singularidades políticas, económicas y culturales de esta zona geográfica, la franquicia creó la 'Receta del futuro', una política basada en la experiencia internacional, pero aterrizada a las condiciones específicas de Latinoamérica.

En ese sentido, en los ejes de empaques sustentables y cambio climático, la compañía viene trabajando desde hace varios años en iniciativas puntuales para mejorar su impacto en el medioambiente. Una de ellas, como se mencionó anteriormente, es la eliminación completa del EPS de sus empaques, logro alcanzado este año al 100 % en toda la cadena de restaurantes del franquiciado. Por cuenta de esto, solo en Colombia, la marca McDonald's está dejando de entregar 190 toneladas de plástico por año al medioambiente.

Otra de las iniciativas más recientes es la no entrega de pitillos o popotes plásticos con los pedidos de los clientes. Desde octubre de 2018, Arcos Dorados no entrega en sus restaurantes este elemento, a menos que el usuario lo solicite. La compañía entiende que debe tener esta opción para suplir las necesidades especiales de algunos de sus usuarios; sin embargo, a excepción de esos casos, no se entregan. Colombia y Uruguay fueron los países piloto de la implementación de esta medida en América Latina.

Asimismo, durante el mismo periodo—último trimestre de 2018—, las bebidas se entregan sin tapa, con excepción de los puntos de drive delivery. De acuerdo con datos divulgados por el franquiciado en Colombia, estas dos iniciativas han logrado reducir en 11,7 toneladas anuales el consumo de plásticos en el país y se espera que, con la implementación del nuevo empaque de desayunos, dicha cifra alcance las 21,2 toneladas, es decir 9,5 toneladas adicionales.

De otro lado, en todos los restaurantes de Colombia se está trabajando en una campaña para la reducción del uso de botellas plásticas. Como plan inicial, en la sucursal del restaurante de Usaquén en Bogotá, Colombia, se adecuaron dispensadores de agua filtrada, tanto con gas como sin gas, que permiten a los clientes servirse agua, cuantas veces quieran, en vaso en lugar de utilizar botellas. Esta iniciativa se está trabajando en conjunto con TheNatureConservancy, una ONG que se encarga de proteger las fuentes hídricas que alimentan de agua a las ciudades; de esta manera, cada vez que un cliente reemplaza la botella por un vaso, se dona una cantidad de dinero a la organización para que esta continúe su labor de cuidado de las reservas acuíferas.

La compañía es explícita al mencionar que estas medidas no hacen parte de la "guerra contra los plásticos", tan mediática en los últimos meses, "se trata más de transitar hacia una economía circular", señala Garzón. "¿Cómo logramos que estos materiales sean reutilizables?, estamos desarrollando estrategias para ello que, incluso, nos permitan incorporar materiales provenientes de procesos de reciclaje".

Justamente en este sentidoArcos Dorados, en Brasil, estableció una importante alianza con una cooperativa recicladora de plásticos, que se encarga de recibir y procesar los desechosgenerados en los restaurantes del país. Esta empresa de recuperación transforma el material reciclado en nuevas bandejas que la misma compañía utiliza. "Así, dejamos de perjudicar el medioambiente, generamos empleo para quienes se encargan del proceso de reciclaje y ahorramos dinero en costos, pues la misma bandeja fabricada en material reciclado es más económica que la que anteriormente comprábamos elaborada en material virgen. Nuestra intención es expandir esta iniciativa a otros mercados encontrando las alianzas adecuadas que nos permitan hacerlo. Entendemos que este es un proceso que lleva tiempo, pero estamos trabajando en ello", manifestó Grinberg.

Tanto Garzón como Grinberg son firmes en señalar que actualmente son muy pocos los empaques y utensilios plásticos de un solo uso que se entregan en los restaurantes y que aquellos que aún se distribuyen, como las copas en las que se sirven las salsas o la cuchara especialmente diseñada para el famoso helado McFlurry, son objeto de estudio con el fin de encontrar opciones funcionales que permitan reemplazarlos y así seguir avanzando en la meta de lograr empaques 100 % sustentables.

Otro de los frentes en los que está trabajando fuertemente Arcos Dorados es el de la concientización y educación de sus clientes, en términos de la correcta separación y disposición de los residuos dentro de los restaurantes; pues como indica Grinberg: "lo más importante es hacer un trabajo de separación adecuado en la fuente, pues al lograr este primer paso nosotros podemos estimular la economía circular".

"A los clientes hay que educarlos, hay que explicarles el por qué de las medidas que tomamos. Cuando ellos entienden cuál es el beneficio de no entregar el pitillo o la tapa en las bebidas se suman a la iniciativa, son más receptivos", expresó Grinberg.

Una cadena de restaurantes comprometida con la región

Según Adriana Garzón, "esta es la primera cadena de restaurantes que planteó objetivos en contra del cambio climático y fijó una meta por medio de ScienceBased Targets Initiative, una metodología en la que participa el pacto global de las Naciones Unidas, la WWF (WorldWildlifeFound o Fondo Mundial para la Naturaleza, por su traducción al español) y otras organizaciones, que pretende ayudar a las corporaciones a establecer objetivos para reducir los gases de efecto invernadero, que no afecten su productividad, pero que puedan servir de transición hacia una economía baja en emisiones de carbono".

Grinberg señala algo similar: "Somos la única cadena de restaurantes que está haciendo esto en la región. Ninguno de nuestros competidores demuestra preocupación por invertir en esta área para ofrecer mejores empaques a sus clientes", y añade: "Los empaques de McDonald's hoy son sustentables, reciclables y vienen de fuentes renovables", pero todavía queda camino por recorrer.

De hecho, la compañía es socia fundadora de la causa NextGen Cup Challenge, una iniciativa que reúne a marcas de consumo líderes a nivel mundial, expertos en las industrias de bebidas y empaques, e innovadores, en un esfuerzo colaborativo que desencadene en la creación de "la próxima generación de vasos", una opción que sea amigable con el medio ambiente, tenga una alta tasa de recuperación y reciclaje y una óptima biodegradabilidad, y que pueda ser replicada a escala global.

Podemos entonces concluir que el tema de la sustentabilidad ambiental es cada vez más importante y que ahora es un factor fundamental y decisivo para las personas en todo el mundo al momento de consumir cualquier producto empacado. Y, por supuesto, Grinberg lo deja claro: "Sabemos que no es fácil y que requiere de tiempo, pero estamos trabajando día a día en encontrar mejores soluciones para todo el arsenal de empaques que manejamos en nuestra cadena de restaurantes".